EL DÚO COPLANACU REAFIRMÓ SU ASISTENCIA PERFECTA EN EL FESTIVAL DE LA SALAMANCA

Íconos ya y personalidades destacadas del folclore argentino, Julio Paz y Roberto Cantos subieron una vez más al escenario del Festival Nacional de La Salamanca y reafirmaron su asistencia perfecta, siendo el dúo que no ha faltado nunca a este evento.

Con una carrera iniciada en 1985, han recorrido escenarios de todo el país y el mundo, dignos representantes de Santiago tienen a cuestas un amplio repertorio que ha atravesado ritmos clásicos como chacarera, gato, escondido, zamba, polca, huayno, hasta otros ritmos, pero nunca dejando de lado sus raíces y su esencia.

Al hablar con la prensa, Cantos se refirió a la problemática del desmonte: “Nosotros no tenemos una postura con respecto a esto, más bien es natural, hay que defender la naturaleza, hay que dignificar la gente que vive y trabaja de eso, las canciones no producen cambios pero acompañan muchas veces los cambios necesarios”.

“Cuando uno compone una canción no sabe definitivamente qué va a producir en la gente, cuando cantamos una canción propia nos largamos a comunicarla, muchas veces importa la temática, en el caso del desmonte es un tema que nos atraviesa a todos. Uno cuando compone una canción primero traduce lo que uno siente y después lo que pudieran sentir los demás”, explicó.

Por su parte, Paz expresó: “Venir a Salamanca es como lo decía en el escenario, no hay lugar más lindo y más receptivo que el público de aquí de La Banda. Hemos estado en todas las ediciones, vivimos momentos distintos, algunos buenos y otros no tan buenos, venir y cantar aquí en La Salamanca para nosotros es especial, es como cantar en el patio de nuestra casa. La fiesta está siempre, La Banda es un lugar hermosísimo para nosotros”.

Al hablar de la difusión y promoción de las artistas y de la transmisión del folclore a los jóvenes, Paz destacó: “Está bravo el tema a nivel de difusión, ya lo vivimos estos ciclos, por ahí sube y por ahí baja, nosotros hemos elegido cantar esto, creemos que el folclore da para muchas cosas, hoy por hoy apostamos a seguir con esa transmisión. A los que venimos trayendo el repertorio, no es una obligación cantar esas canciones viejas, pero que chicos jóvenes se emocionen con eso, para nosotros es muy importante. Mientras no sea una imposición severa, que sí se hace con alegría, hay que hacer que sea fresco y que tenga que ver con la música folclórica y que ellos se sientan parte de ella”.

Al hablar de su año 2020, Roberto dijo: “Estamos terminando la jungla, el vértigo de los festivales, vamos a encarar algunos proyectos. Nuestro objetivo importante siempre ha sido andar cantando por ahí, por nuestro país inmenso, transmitir nuestros temas, por ahí tenemos la propuesta de ir a Europa pero son ideas que se mantienen en la incubadora como decimos siempre”.